Título Original: 2012

Título en Español: 2012

Compositor: Harald Kloser

Año: 2009

Editada por: RCA Records (2009)

Duración: 58 minutos

Roland Emmerich continúa con sus apocalípticas visiones en una película entretenida pero bastante tonta. Después de aliens, godzillas y demás seres vivientes, el realizador parece haber optado últimamente por un discurso más dramático, pero sus personajes ni lo son -dramáticos, me refiero- ni muestran intenciones de serlo. “2012” parte de una premisa tan simple como aterradora; el fin del mundo vaticinado por una profecía maya. Todo se derrumba, todo se viene abajo, y en mitad de semejante debacle una serie de personas intentarán salvar el pellejo cada una a su manera. Sutilezas aquí las justas, aunque es preciso reconocer que los efectos especiales son apabullantes y que la película en sí posee mucho ritmo. Estrenada en otoño de 2009, tres años antes del supuesto apocalipsis, y con una inmensa campaña promocional no exenta de cierto morbo, la peli supuso otro gran éxito comercial para Emmerich; aunque también volvió a dejar en evidencia sus carencias para con lo dramático, así como su excesiva predilección por la pirotecnia. De todos modos, “2012” me gusta. Aceptando sus limitaciones comprendo mejor sus aciertos, y si bien no deja de ser cine de puro entretenimiento al menos está correctamente hecho. Mención especial para el siempre estupendo Woody Harrelson; un tipo que me hizo desternillarme en la butaca, allí con él, en la cima de aquella montaña y preparados todos para salir por los aires. Momentos de cierto gozo y sana satisfacción en medio de la forzada solemnidad que asoma en muchas otras secuencias del film. Con Woody la cosa es bien distinta.

Respecto a la banda sonora, creo que Harald Kloser y su socio, Thomas Wander, no van más allá de la simple funcionalidad. Los temas cumplirían de forma escueta si se valorasen por escenas, pero en conjunto el resultado es mediocre, pues no existe un arco dramático ni evolución en su discurso; simplemente son músicas inconexas que no dialogan entre sí ni tampoco proponen nada mínimamente original ni interesante. Además, me parece un score demasiado incidental, con poca melodía y bastantes momentos desangelados para lo que demanda un producto como “2012”. Un score intrascendente que no asume función narrativa alguna y que simplemente se limita a puntuar determinadas emociones a menudo de forma desganada y muy poco inspiradora.

Es muy desalentador que Emmerich ya no cuente con el genial David Arnold, desde hace décadas ya. Las piezas del británico para este director son tan terriblemente deliciosas que engrandecen las propias películas. Eso sin olvidar que como músicas en sí son muy superiores en todos los aspectos en comparación con las insípidas composiciones de Kloser y Wander. El día del fin del mundo merece mejor música.

Fecha de Publicación: 30/07/2021

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios