Título Original: Interstellar

Título en Español: Interstellar

Compositor: Hans Zimmer

Año: 2014

Editada por: WaterTower Music (2015)

Duración: 131 minutos

Christopher Nolan brilla como el polvo de diamante en esta película, “Interstellar”, una obra hermosa y trascendental que contemplo casi en estado de hipnosis. Ante la imposibilidad de seguir habitando la Tierra, un reducido grupo de valientes (encabezado por un inmenso Matthew McConaughey) se embarca en la peligrosa misión de explorar otros mundos fuera de la galaxia con la esperanza de que en alguno de ellos pueda perdurar la vida humana. Nada aquí será sencillo, pues multitud de peligros y de enigmas se ciernen sobre el protagonista a lo largo de la aventura. Esta es una película profundamente reflexiva, muy filosófica, y que además plantea interesantísimas cuestiones científicas y metafísicas que enriquecen el argumento. La mayor parte del metraje transcurre en la inmensidad del espacio, en planetas lejanos, y aquí Nolan ofrece todo un recital de elegancia e inquietud creativa. Su puesta en escena es sumamente poética y ofrece algunas escenas inolvidables. Evidentemente hay ciertas similitudes (en formas e intenciones) con la magistral “2001 A Space Odyssey” de Kubrick, aunque no dejan de ser elementos puntuales que en todo caso no restan personalidad a “Interstellar”. Ambas son, eso sí, odas al universo. Luminosos lienzos con vida que exhiben sin complejos su total fascinación por el infinito, por la grandeza de la Creación. Eternos fotogramas que perdurarán en el tiempo.

Bendito sea por siempre Hans Zimmer, porque él ha hecho que mi corazón sea una estrella. Hoy todo brilla mucho más gracias a su música. Es un compositor muy inteligente que rara vez no da en el clavo. Aquí no solo acierta sino que deslumbra con una de sus más grandes obras maestras. La banda sonora de “Interstellar” es tan sublime que podría convertir en agua la ceniza. Sinceramente creo que es de lo más glorioso y evocador que ha compuesto en su vida. Su precedente más reconocible sería “The Thin Red Line”, pieza con la que comparte cierto parecido estilístico, si bien cualquiera que ame realmente la música del maestro germano sabrá que ambas partituras son, en realidad, muy diferentes. El score de “Interstellar” es una auténtica proeza. Una genialidad de gran virtuosismo, de una inspiración única. Aparte de por sus elevados valores musicales, “Interstellar” destaca por su radiante discurso, el cual fluye con absoluta nitidez y alcanza momentos que pueden llegar a hechizar si se les presta la debida atención.

Este es un soundtrack esencial que muestra al Zimmer más maduro. Una experiencia casi extrasensorial que suscita sensaciones muy profundas. En “Interstellar “hay música dedicada al amor familiar, también al espacio y, por supuesto, al destino, a la certeza indeleble de que, al igual que el protagonista, cualquiera puede asumir su propósito y tomar las riendas de su vida con algo que le dé satisfacción, algo que le purifique. Mención especial merece el maravilloso uso del órgano y su sentido redentor a lo largo de la pieza. Simplemente sensacional. Para mí es un instrumento divino que suena aquí de forma tan deliciosa que parece tocado por un ángel. Su tono aporta una sutil belleza y se fusiona exquisitamente con unas sonoridades místicas que literalmente me conmocionan. “Interstellar” es pura trascendencia en cada una de sus notas, elevada hasta un nivel al que muy pocos autores pueden llegar. Hans Zimmer puede; porque él es un auténtico iluminador de sueños, un mago del destino. Hace ya seis años que nació “Interstellar”. Desde entonces es del mundo y de la eternidad.

La edición aquí comentada fue lanzada a comienzos de 2015, varios meses después del estreno del film y de la salida al mercado de la primera edición discográfica de la música. Aquel álbum ya estaba genial; un disco repleto de magia. No obstante, la presente edición resulta mucho más interesante, al incluir el disco de la anterior y también un segundo disco con varios temas aplicados en la peli que no fueron editados previamente, además de unas suites irresistibles. Una gozada de edición, que sorprende por su elegante diseño en forma de cajita y de cuyo interior salen luces que proyectan estrellas en la pared o en el techo.

Fecha de Publicación: 03/11/2020

2 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Otra Zimmermaravilla

Pues sí! Es una delicia total!