Título Original: Swordfish

Título en Español: Operación Swordfish

Compositor: Christopher Young

Año: 2001

Editada por: Edición Promocional (No editada)

Duración: 62 minutos

El productor Joel Silver, conocido por taquillazos como “Arma Letal” o “Matrix”, y el competente director Dominic Sena se juntan aquí con la intención de crear un techno thriller que vaya más allá de los convencionalismos en aras de explorar contextos más sofisticados y complejos. Sobre el papel suena muy bien, y supongo que lo mismo debió de parecerles a los implicados en el proyecto, pero la verdad es que esta es una película del montón tirando a mala. Un film delirante que se ahoga en sus propias excentricidades y acaba resultando un enredo sin apenas lógica ni coherencia. Es cierto que luce un diseño de producción espectacular, también que la puesta en escena es acertada y que los intérpretes están correctos. Pero nada puede salvar a “Swordfish” de un guion petulante que se vuelve cada vez más y más extraño hasta desembocar en un desenlace bastante surrealista. En 2001 vi “Swordfish” por primera vez en el cine en compañía de un colega. Solo tenía catorce años y mi criterio cinematográfico aún se estaba forjando, por lo que he de admitir que en aquel momento me pareció una película realmente notable. Después me la agencié en formato doméstico y desde entonces la he visto varias veces. Cada vez me parece peor, más falsa y más gratuita. No es un despropósito, pero que nadie espere ver arte por aquí.

El genial Christopher Young supongo que no supo por donde agarrar semejante delirio y simplemente ofreció un soundtrack ambiental y de acción bastante convencional, sin nada memorable. Es un score que va pautando el suspense de forma correcta pero no especialmente interesante y, además, apenas puede respirar entre tantas canciones comerciales, aplicadas a lo largo del film con cierta desmesura y desde luego poco sentido de la sutileza. Visto así, es obvio que la labor de Young se ve reducida a una mera actuación de parcheo, sin permitirle desarrollar un discurso mínimamente coherente. Mejora, eso sí, en los momentos más íntimos, en aquella música que el compositor dedica al protagonista y su hija, con quien espera poder reencontrarse si todo acaba bien. Es esta una melodía evocadora y grácil, cuyas distintas intervenciones suponen un ligero respiro entre el interminable surtido de estridencias que pueblan la película.

A Young lo conozco y no tiene que demostrarme nada. Sé que es un tipo extraordinario que ha compuesto, cuando las circunstancias lo han permitido, verdaderas perlas en bruto; piezas esenciales y muy jugosas. Aquí, sencillamente, no era la ocasión. “Swordfish” es una banda sonora rutinaria, con algún apunte curioso (esas trompetas con sordina) pero bastante limitada en su conjunto y muy básica en su textura.

El score solo está disponible en forma de edición promocional, pues el álbum oficial editado en su día excluye la partitura en beneficio de una sucesión de canciones comerciales, las mismas que suenan en la película. Y he de decir que la mayoría de ellas me resultan muy poco interesantes.

Fecha de Publicación: 24/04/2021

2 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Mikel, eres un gran crítico de cine. FELICIDADES!!!

Muchas gracias Mayte por dejarte caer por aquí!