Título Original: Speed Racer

Título en Español: Speed Racer

Compositor: Michael Giacchino

Año: 2008

Editada por: Varèse Sarabande (2008)

Duración: 60 minutos

“Speed Racer” puede que sea la película más friki de 2008. Es tontorrona a veces pero me conmueve su trasfondo; como el valor que le da a la familia, al sacrificio o al juego limpio. Y sí, sería un crimen lo que le haríamos si le arrebatásemos su banda sonora; un excelente y trepidante trabajo cargado de belleza y mucha acción.

“Speed Racer” es uno de esos films que, por su planteamiento visual (en este caso, un torbellino constante de planos imposibles y carreras de infarto, envuelto todo ello bajo una recreación cromática insólita e increíble), requieren de una música poderosa, no necesariamente pegadiza pero sí precisa y con personalidad. Es obvio decir que Michael Giacchino supera la prueba de forma sobresaliente, construyendo una apasionante pieza que respira vida y multiplica la fuerza de las escenas hasta límites exorbitantes. Todo ello con estilo, con buena música y una estructura sin fisuras. El tema principal se inspira parcialmente en el de la clásica serie de televisión en la cual esta película se basa. Giacchino, lejos de caer en la reiteración y la apatía, conduce dicho tema por un amplio abanico de estados emocionales siempre de forma inspiradora, demostrando una vez más la categoría que caracteriza a este gran compositor. Los momentos líricos son pura poesía, afectuosos y evocadores, y las secciones de acción resultan impresionantes. Esta es, en mi opinión, una banda sonora radiante y muy poderosa. La clase de música que es un placer escuchar cada cierto tiempo. Es pura energía, vitalista, de una efervescencia desbordante.

Giacchino se muestra aquí singularmente brillante al conferirle a su partitura un tono progresivamente más maduro y no tan humorístico. Y es que al comienzo hay elementos que sugieren comicidad o, cuando menos, cierto desenfado. No obstante, todo va evolucionando hacia una música igual de potente pero más seria, alcanzando en su parte final una trascendencia que sobrecoge.

Cuesta creer que hayan pasado ya doce años desde aquel 2008 en el que me enamoré de la música de “Speed Racer”. He tenido tiempo desde entonces para saborearla y profundizar mucho en ella. Como banda sonora la considero sumamente eficaz y comprometida, siendo además una maravillosa experiencia en su escucha fuera de la película. Para mí es y será siempre una pieza sublime, esencial, muy difícil de olvidar.

Fecha de Publicación: 27/10/2020

0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios